domingo, 31 de julio de 2011

LOS GOLPES QUE NO SE VEN.



Nunca algo me dolió tanto que la tristeza no me cabe en el cuerpo y siento que cada vena esta a punto de estallar de dolor... pasan los días el dolor sigue ahí todavía por la mañana cuando me despierto tengo la sensación de que esta pesadilla nunca fue realidad y que todo es como antes.. pero eso dura tan poco.